Consejos para elegir ropa laboral

Para elegir la ropa laboral adecuada, existen criterios básicos para guiarse. Entre los factores a considerar en la elección de la uniformidad de tus empleados destacan: el diseño, el estilo, tu presupuesto y las necesidades específicas del trabajo a desempeñar.

Cualquiera que sea la naturaleza de las necesidades de su empresa, no cedas al impulso de elegir el producto de menor precio. Considera que la uniformidad del personal, de entrada, permite identificar a la plantilla de una empresa, ofrece impresión de profesionalidad y muestra la imagen corporativa de tu marca.

En cuanto a la seguridad, en ciertos sectores, la ropa de trabajo constituye la primera barrera ante la contaminación, las lesiones y los accidentes. Elige ropa de trabajo de la mejor calidad posible, y que se ajuste con los estándares de seguridad más rigurosos de la normativa europea.

Ropa laboral: elige siempre calidad

El uniforme es usado por el trabajador durante muchas horas. Un tejido de mala calidad puede causar irritación cutánea o alergia. El material más empleado en la ropa laboral es una fibra sintética resistente, como el poliéster.

Para aquellos trabajadores que deben pasar la mayor parte de su tiempo dentro de un edificio, debe elegir ropa laboral fabricada con tejidos naturales, como el algodón o el lino. Por el contrario, si el personal pasa mucho tiempo en el exterior, mejor elegir un tejido mezcla de algodón y poliéster.

Escoge uniformes de tallas variadas, ajustadas a la constitución física de cada empleado, para que la ropa resulte cómoda y no restrinja los movimientos.

El estilo de la ropa muestra al mundo tu imagen de marca. La fabricación de uniformidad personalizada debe incluir la impresión de tu logotipo o eslóganes corporativos. Los uniformes son un vehículo de marketing y a su vez fortalecen la conciencia de equipo de tu plantilla.

Para elegir la ropa laboral, hay que tener en cuenta la estacionalidad de trabajo y elegir, en los meses de verano, ropa ligera y transpirable. En los meses más fríos, sin embargo, hay que tener cuidado y elegir la ropa que permita al empleado abrigarse por capas, así el empleado puede elegir el grado de cobertura que satisfaga sus necesidades. Por ejemplo, existen parkas con forro interior de pluma desmontable.

Respecto a la ropa de trabajo para condiciones laborales difíciles, debe ofrecer al trabajador una protección acorde a los riesgos del entorno que no pueden ser completamente aislados o eliminados. Estos riesgos incluyen: chispas, salpicaduras de metal fundido, llamas, disolventes, líquidos y fibras peligrosas. En este caso hay que tener cuidado de elegir telas de tejidos impermeables e hidrófugos, ignífugos y de acabados robustos.

Este criterio de protección trasciende al uniforme y se extiende al calzado de seguridad, guantes de trabajo, o protecciones para la cabeza, ojos, oídos y vías respiratorias.

La durabilidad de la ropa es otro criterio a tener en cuenta, sobre todo en entornos laborales relacionados con la salud. En hospitales o ambulatorios, por ejemplo, son frecuentes elementos de la uniformidad desechables, tales como guantes de trabajo, o mascarillas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *