Césped artificial: tantos usos, como ventajas

El césped sintético se fabrica con técnicas y elementos textiles, y material plástico, como el polipropileno. El resultado es un tapete de hierba realista que imita las especificaciones principales del pasto natural(suavidad, efecto visual y color), pero sin sus contrapartidas: el césped artificial es hipoalergénico e inocuo para niños o mascotas.

El césped artificial, además, contribuye al cuidado del medio ambiente, pues no precisa gastar agua en el regado ni fertilizantes y, como no atrae parásitos e insectos, tampoco requiere usar pesticidas.

En el mercado existe una amplia gama de pasto sintético. El más común es una estera de poca altura, que en la práctica es una alfombra de césped, que suele emplearse para cubrir áreas pequeñas. Aunque el pasto sintético se creó hace décadas para uso en el exterior, y casi exclusivamente para deportes, el empleo en interiores se ha masificado.

El grosor del césped varía según su uso, o el tipo de efecto deseado. El césped artificial deportivo necesitará unas características y mantenimiento más exigentes que el de uso residencial. Este último sólo precisa un grosor de 5 a 7 mm, mientras que el de instalaciones deportivas requiere más espesor, de 20 a 60 mm, y resistencia al aplastamiento.

Instalación y usos del césped artificial

El césped sintético se puede instalar en espacios abiertos, cementados o embaldosados. Los métodos de colocación varían según el tipo. Las esteras de poca altura no requieren maniobras especiales y se desenrollan como una alfombra.

En el caso de los pastos sintéticos de mayor grosor y más similares al pasto natural, es recomendable que la colocación sea realizada por personal especializado. La base del suelo del césped para uso deportivo y profesional necesita un tratamiento previo del suelo. La hierba sintética debe estar correctamente posicionada, y el suelo o el piso destinado a recibirlo necesitan estar nivelados.

Entre los usos frecuentes, destacan las áreas cercanas a los bordes de las piscinas sean más cómodas y agradables; en locales de ocio, como alfombra en áreas destinadas a recibir clientes; suelo de zonas de juego de guarderías, o salas de descanso de empresas; o para alfombrar zonas de las casas, como en terrazas y balcones, y que resulten más cómodos y estéticos.

Ventajas del césped artificial

El césped sintético tiende a acumular más calor que el natural, una ventaja en meses templados o fríos. En verano, un chorrito de agua es suficiente para mantenerlo refrigerado.

Adaptabilidad a cualquier espacio y contexto arquitectónico con un resultado de agradable presencia estética. Se mantiene limpio de barro y polvo, además de secarse con facilidad tras un aguacero.

Fácil mantenimiento. En el uso residencial, un cepillado periódico es suficiente para eliminar las hojas y otros residuos. Un mantenimiento adecuado te asegura preservar más de diez años una hierba sintética de calidad.

En céspedes sintéticos para uso deportivo, cuyo espesor es mucho más alto que el de los residenciales, se da la circunstancia del aplanamiento de las briznas, y su mantenimiento ha de ser más frecuente.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *