Cómo elegir una desbrozadora para tus trabajos de jardinería

La desbrozadora es el sustituto moderno de la guadaña. También llamada, desmalezadora u orilladora, sirve para limpiar la broza (deshechos vegetales), eliminar malas hierbas y rematar la poda en lugares donde no puede acceder el cortacésped.

Una desbrozadora para cada uso

Al seleccionar una desbrozadora, necesitas considerar la intensidad de uso y la naturaleza de los trabajos a realizar. La gama de maquinaria incluye modelos para profesionales de la jardinería o el paisajismo, y para amantes o aficionados a la botánica con un jardín casero.

Desbrozadoras eléctricas

Las desbrozadoras eléctricas con batería recargable, los menos potentes de la gama, sirven para pequeños jardines. Se emplean en la terminación de tareas de mantenimiento. Su ligereza aporta comodidad y sencillez de manejo. Resultan más asequibles de los modelos con motor de combustión de uso profesional.

Desbrozadora para medianas y grandes superficies

En los trabajos en jardines o parcelas grandes, con hierba espesa y arbustos, se necesita más potencia de la que entregan los modelos con batería. Entran en esta clase las desbrozadoras con motor de combustión interna.

Para desbrozar el césped en extensiones medianas y de forma profesional, se necesita una desbrozadora de batería de gama alta, o una de motor. El cabezal de corte con hilo de nylon, con una sección adecuada, bastará para ejecutar el trabajo.

Para desbrozar una parcela rústica con vegetación espesa y pequeños arbustos, se necesitará un modelo de motor potente y con un cabezal de corte metálico.

En cuanto a la potencia del motor de combustión, para pequeñas extensiones elige una herramienta con un motor de 20-25 cc. Para uso profesional, como el mantenimiento de jardines comunitarios, te convienen desbrozadoras más de 30 cc. En grandes áreas de maleza alta, con matorrales y zarzas, vas a necesitar una desbrozadora con una potencia de motor igual o superior a 45 cc.

Desbrozadora multifunción

Se trata de los modelos más versátiles. Gracias a sus accesorios, la desbrozadora se puede transformar en una podadora o un cortasetos. En los modelos 5-en-1 se pueden integrar accesorios para convertir la desbrozadora en una motosierra.

Cabezales para desbrozadoras

La mayoría de modelos cuenta con la posibilidad de ajustar diferentes cabezales de corte.

  • Cabezal de hijo de nylon. Para los trabajos sencillos que no requieren gran precisión. Destacan los cabezales de 2 hilos para la hierba baja y rematar los parterres, y el cabezal de 4 hilos para hierba alta y arbustos. Si el hilo topa con obstáculos, como maceteros o muebles de jardín, no los deteriora.
  • Cabezales especiales y de hilo metálico. Modelos intermedios entre los de nylon y los discos dentados. Sirven para maleza alta y densa y arbustos pequeños.
  • Cabezales con disco de corte. Para los trabajos más duros e intensos de desbroce. Aptos para profesionales familiarizados con su manejo. Las cuchillas de discos tienen un número variable de dientes, entre 2 y 80. Los de menos dientes sirven para hierba y vegetación no leñosa, y los de mayor cantidad de dientes para cortar árboles finos y cañas de hasta 5 cm de diámetro.

Imprescindible usar ropa de protección. Si utilizas cabezales de cuchillas, saldrán despedidas piedras u otros residuos. Protege las manos con guantes de trabajo, la cara con gafas y protector facial y casco. También se necesita protección auditiva, pues las desbrozadoras con motor resultan ruidosas.

Si necesitas asesoramiento, no dudes en pasarte por nuestra tienda.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *