ESTUFA DE PELLET → TIPOS Y VENTAJAS

Las hidro-estufas, o termo-estufas, se diferencian de una estufa de pellet tradicional (de aire caliente), en que cumplen una doble función: producción de agua caliente sanitaria y/o calefacción doméstica. Las hidro-estufas son aptas para calentar el agua que circula, tanto por un circuito de radiadores, como por el sistema de suelo radiante. 

Las hidro-estufas surgen, como complemento de los radiadores tradicionales, para así poder añadir al sistema las cualidades de una estufa de pellet: bajas emisiones y eficiencia energética. 

¿Cómo funciona una termo-estufa de pellet?

A primera vista, una termo-estufa parece idéntica a una estufa de pellet de aire. Ambas modalidades cumplen requisitos de diseño y estética similares. Sin embargo, notas la diferencia cuando te acercas a una estufa hidráulica en funcionamiento, porque resulta más fría al tacto que una estufa de pellet tradicional. Esto es normal, porque las hidro-estufas se diseñan para trasmitir al agua la mayor cantidad de calor posible, mientras que sólo una pequeña fracción se dispersa al ambiente por radiación. 

En las hidro-estufas, el agua circula por un intercambiador, donde se calienta por la combustión del pellet, y se reintroduce en el circuito de la calefacción. El funcionamiento de las termo-estufas resulta sencillo, porque son estufas automáticas. La programación de los ciclos de encendido y apagado se gestiona a través de un mando a distancia, y también se puede controlar de forma remota.

La potencia de la hidro-estufa se indica con 2 valores:

  • Potencia total de la estufa.
  • Potencia transferida al agua.

Por lo general, los dos valores difieren entre 2 y 3 kW. Cuanto menor sea este valor, mayor será la capacidad de intercambio de calor con el agua. Si la termo-estufa se instala en una habitación pequeña, los 2-3 kW de calor que emana de forma natural suelen resultar suficientes para climatizar, y es recomendable cerrar el radiador instalado en ese lugar, sí existe.

Las termo-estufas que producen agua caliente sanitaria son modelos de más de 20-22 kW. Se combinan con un kit especial para la producción de agua caliente sanitaria instantánea, llamado kit ACS.

Como en cualquier sistema de climatización, la eficacia de una termo-estufa depende de las condiciones del aislamiento térmico de la casa. Con un aislamiento adecuado, por ejemplo, una buena termo-estufa puede calentar un sistema de radiadores en una casa 450 m² y producir más de 700 litros de agua caliente sanitaria por hora.

Ventajas de las hidro-estufas de pellet

La compra e instalación de una estufa de pellet necesita una inversión inicial algo mayor que con una estufa de pellet canalizable. Sin embargo, para usuarios que necesitan calentar todas las habitaciones de una casa, una estufa hidráulica es capaz de proporcionar una homogeneidad de calor y temperatura que nunca alcanza una estufa de ventilada.

Si utilizas un sistema de calefacción tradicional de gas o GLP, y consideras que el costo es excesivo, puede convenirte cambiar a una termo-estufa. De nuevo, la inversión inicial resulta notoria, pero a corto-medio plazo ya se nota el ahorro en el presupuesto familiar, tanto por el bajo coste de los pellets, como por su eficiencia y aprovechamiento máximo del combustible. Además, los pellets son un combustible ecológico, además de barato. 

Como recomendación final, debes saber que una termo-estufa no es una estufa de pellet corriente. No es aconsejable en absoluto abordar su instalación, como un proyecto de bricolaje doméstico: las instalaciones deben cumplir unos requisitos técnicos estrictos y siempre deben realizarlas profesionales cualificados. 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *