Prepárate para el frío con una estufa de pellet

Las estufas de pellet  queman serrín comprimido en cápsulas para generar calor. Estos aparatos se han generalizado en los últimos años en espacios residenciales o industriales en lugar de otros dispositivos que emplean otros combustibles.

El costo de los pellets es relativamente bajo y en poco tiempo calienta las habitaciones de tamaño medio-grande. Existen tolvas de carga de pellet y calderas, además de las estufas. Estas unidades pueden adaptarse a los sistemas de calefacción domésticos existentes.

Ventajas de una estufa de pellet

Una estufa de pellet aporta una buena estética, y recrea el encanto del ambiente iluminado por una chimenea de leña en invierno. En comparación con los primeros modelos de hace unos años, las estufas se han modernizado y los fabricantes ya consideran la importancia del aspecto visual a la hora de diseñar sus productos.

También se pueden encontrar en el mercado estufas sin chimenea, con la ventaja de no tener que abrir boquetes en las paredes para la salida de humos. Este modelo de estufa de pellet se puede instalar fácilmente sin obras en casi cualquier entorno doméstico. La estufa de pellet tiene un sistema de escape forzado, es decir, no precisa una diferencia de altura como en los sistemas de tiro de chimenea.

Estructuralmente, las estufas de pellets son sistemas más complejos que una estufa de leña. Las de leña funcionan exclusivamente con un principio de tiro de chimenea, mientras que las de pellet emplean para el drenaje un tubo especial sellado que previene filtraciones de gases.

Las estufas de pellets son aparatos versátiles. La mayoría incorporan mecanismos de auto-ignición controlados por un termostato. Ya que también son automáticas y programables, a menudo tienen controles remotos para ajustar el funcionamiento con comodidad, e incluso se auto-recargan.

Los dispositivos informáticos colocados dentro de las estufas de pellets sirven para monitorizar las condiciones de seguridad. Los sensores realizan pruebas de diagnóstico en prevención de problemas; por ejemplo, en caso de que el grado de combustión de pellets afecte al rendimiento de la estufa.

Todas las estufas de pellets tienen sensores de calor, que permiten que el controlador se bloquee en el momento que se necesite. Existen modelos de estufa de pellet que también incorporan baterías con el fin de mantenerla en funcionamiento en caso de un apagón.

El pellet también importa

Las incidencias que requieren mantenimiento debido a la acumulación de residuos nunca son causadas por la calidad del aparato. El origen del problema es el combustible de gama baja: los pellets de alta calidad producen menos del 1% de cenizas, mientras que para los tipos estándar los porcentajes varían de 2% a 4%.

Lo barato sale caro, y un combustible económico termina por causar efectos no deseados. No trates de amortizar el coste de tu estufa de pellet mediante la compra de combustible económico, pues se pueden averiar. Considera que, el costo de compra e instalación se termina amortizando con el tiempo, gracias al ahorro de energía garantizado durante el uso.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *