AHUYENTADOR DE PÁJAROS CAÑÓN GUARDIÁN 2

El cañón guardián 2 es un ahuyentador de animales sonoro que emite estampidos de gas a intervalos programables. El guardián 2 es un diseño de la empresa gerundense Gepaval, SL. Gepaval es una firma veterana en la fabricación de ahuyentadores de aves (desde 1954) presente en más de 50 países.

Características técnicas del cañón guardián 2

La gama de cañón guardián consta de los modelos: guardián-2 standard, guardián-2 eco, guardián-2 rotativo simple y guardián-2 rotativo doble.

Los dispositivos funcionan con una bombona de propano o butano, un mecanismo que general las detonaciones, y un tubo telescópico para dirigirlas y configurar su alcance. Con el trípode rotatorio, el aparato puede elevarse hasta 1,50 m y girar 90 grados tras cada detonación hasta cubrir todas las direcciones.

Las detonaciones son ajustables en potencia, mediante un regulador de flujo del gas, entre 80 y 120 decibelios. El cañón sonoro también dispone de un temporizador para que pueda accionarse a intervalos regulares sin la presencia de un operador sobre el terreno.

La eficacia de la protección y el alcance de la detonación dependen de la orografía del terreno. Según cuente con soporte rotatorio o no, el cañón guardián 2 protege un terreno de una extensión entre 3 y 4 hectáreas.

El chasis del cañón pasa por un proceso de electrocincado, durante el que se adhiere una capa de zinc, para resistir los agentes atmosféricos. El mecanismo piezoeléctrico tiene una vida operativa de entre 6 y 8 años.

El cañón guardián 2 de Gevapal funciona indistintamente con bombonas de gas butano o gas industrial (propano). Sin embargo, por las características del butano, el fabricante advierte que pierde eficiencia en temperaturas inferiores a 8 grados centígrados, y en ese caso debe usarse propano.

Usos principales del cañón guardián 2

Los cañones de gas funcionan como sistemas ecológicos para alejar animales de zonas rurales. Con el uso del sonido como método de control de animales, se mantiene el equilibrio ecológico sin necesidad de usar repelentes químicos, trampas u obstáculos que pueden causarles daño.

En contrapartida, debido a su potencia sonora, los cañones sonoros no son aptos para instalaciones cerca de zonas habitadas. En esos casos, deben recurrirse a otro tipo de métodos no dañinos, como dispositivos de ultrasonidos.

El cañón guardián 2 es más que un espantapájaros sonoro para el campo. Con una detonación más fuerte que un disparo (120 dB), el cañón guardián 2 ahuyenta pájaros, jabalíes, lobos y ungulados de zonas donde no pueden entrar, por su propia seguridad, por la de las personas, o por los daños económicos que producen.

El uso del cañón guardián 2 abarca múltiples sectores: funciona contra animales que crean riesgos en los aeropuertos durante el despegue y aterrizaje, o entran a alimentarse en campos de cultivo, fábricas de piensos, áreas de silos, piscifactorías, viñedos, olivares y explotaciones melíferas, entre otras instalaciones.

Suele resultar suficiente la colocación del dispositivo durante unos días para obtener resultados duraderos (incluso después de retirarlo), porque los animales que merodean el lugar memorizan el área como peligrosa y poco confiable y dejan de acudir.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *