Guantes para poda: la seguridad ante todo

Los guantes para poda son una protección esencial durante el cuidado del jardín o las plantas de tu terraza. Los guantes te protegen de un enemigo mortal: el tétanos. Se trata de un bacilo que ataca el sistema nervioso humano y vive en el suelo, en las espinas, el estiércol y el polvo; e ingresa en el organismo a través de cortes o heridas.

Para dedicarte con seguridad a la jardinería, en tu kit de herramientas siempre debes contar con guantes adecuados para cualquier tipo de trabajo. Deben ser cómodos de usar y que no obstaculicen los movimientos. Además de protegerte de infecciones, los guantes previenen la formación de ampollas cuando uses las herramientas durante mucho tiempo, que te deteriores las uñas o te ensucies las manos.

Variedad de guantes para jardín

Los guantes de jardín pueden ser de diferentes formas y materiales según el uso al que están destinados. Se puede afirmar que no existe un guante de tipo universal que se presta a ser utilizado en todo el trabajo de jardinería. Los guantes más delgados y livianos son especialmente adecuados para trabajos en los que se requiere sensibilidad, mientras que otros más gruesos y pesados ​​son la mejor opción para trabajos de limpieza y poda, especialmente si tiene que manipular herramientas, piedras o ramitas.

Los modelos de guantes de jardín específicos pueden ayudarnos en todos los trabajos de jardín, como regar las plantas, la poda, cortar setos, la siembra, trasplantes, o airear y fertilizar el césped. Existen modelos adaptados a cada labor:

  • Guantes para arbustos. Ideales para la limpieza de jardines.
  • Guantes de trasplante o replantación. Para largos períodos de trabajo en contacto con el suelo o tierra para macetas.
  • Guantes impermeables. Para riego de jardines y huertos.
  • Guantes anticorte y antiespinas. Para podar las plantas espinosas.

Características de los guantes para poda

Para manipular tijeras u otras herramientas, se necesitan prendas con cierto nivel de protección. Estos guantes deben tener costuras reforzadas que aumentan la durabilidad y la resistencia, además de protecciones rígidas.

  • Protección metálica en la palma y los dedos. Incrementa la resistencia del guante de trabajo en las áreas más estresadas por los esfuerzos. El guante protege de cortes y pinchazos la palma de la mano y las yemas de los dedos.
  • Cierre ajustable en la muñeca para garantizar la estanqueidad y prevenir que la suciedad resbale hacia el interior.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *