Mascarillas quirúrgicas, KN95, FFP2 o FFP3: aprende a diferenciarlas

Las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas KN95 FFP2 son los modelos más utilizados por la población para reducir la exposición al Sars-Covid-19. Las mascarillas son equipos de protección individual (EPI) que minimizan la exposición del usuario a sustancias nocivas como polvo fino, bacterias y virus.

Las mascarillas se clasifican en dos grandes grupos: mascarillas quirúrgicas y mascarillas filtrantes o autofiltrantes. Recuerda que ninguna EPI por sí sola aporta una protección completa contra las infecciones, y solo una combinación de acciones preventivas reduce el riesgo de contagio:

  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón, o con soluciones desinfectantes a base de alcohol.
  • Cúbrete la nariz y la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Mantén la distancia social con otras personas.

Mascarillas quirúrgicas

Las mascarillas quirúrgicas son dispositivos médicos desechables fabricados con una superposición de capas. Incorporan cordones o bandas elásticas que permiten su adherencia, aunque incompleta, a la cara.

Las mascarillas quirúrgicas deben cumplir con la norma europea UNI EN 14683: 2019 + AC: 2019. Las mascarillas quirúrgicas sirven para el uso diario de la población en lugares poco concurridos y no contaminados. Estas mascarillas protegen a quienes rodean al usuario (en caso de estar contagiado), pero no protegen de infectarse a un usuario sano.

Mascarillas filtrantes o autofiltrantes

Dispositivos de protección individuales con acción de filtrado para la protección del tracto respiratorio. Son mascarillas que se adhieren completamente a la cara y están equipadas con cordones y bandas elásticas que las fijan con firmeza.

Las mascarillas autofiltrantes protegen al usuario de aerosoles muy finos que pueden contener bacterias y virus. A diferencia de las quirúrgicas, las mascarillas filtrantes sí previenen el contagio desde el exterior.

En general, las mascarillas filtrantes están indicadas para trabajadores de la salud (médicos, enfermeras, personal hospitalario y farmacéuticos), y para grupos de riesgo: ancianos, personas con problemas de salud, o personas que deben exponerse a entornos abarrotados y potencialmente contaminados.

Tipos de mascarillas filtrantes

Las mascarillas filtrantes cumplen con la certificación EN149. Según su rendimiento y capacidad filtrantes se pueden clasificar en:

  • Las mascarillas KN95 y FFP2 son mascarillas que tienen la capacidad de filtrar más del 95% de las partículas con un diámetro de 2.5 micras. KN95 es la homologación china, y FFP2 es la homologación europea equivalente.
  • Las mascarillas FFP3 son mascarillas filtrantes que tienen la capacidad de filtrar más del 98% de las partículas con un diámetro de 2.5 micras.

Características de las mascarillas filtrantes KN95

Las mascarillas KN95 y FFP2 tienen una duración de entre 8 y 10 horas en un ambiente contaminado. Para el uso del público en general, la máscara se puede utilizar durante varios días, siempre que no existan síntomas respiratorios.

En la mayoría de los casos, las mascarillas filtrantes son desechables. Sin embargo, el fabricante describe su posible reutilización en el nombre de la máscara añadiendo las siglas NR (no reutilizable) o R (reutilizable).

En caso de escasez de EPI durante los picos de la pandemia, las circunstancias pueden obligar a reutilizar las mascarillas filtrantes, aunque se reduce su efectividad. Para reutilizar las mascarillas, deben almacenarse en un lugar seco alejado de contaminantes, y luego desinfectarlas con alcohol de 70 ° (rociado de la superficie con un dispensador de spray).

¿Para qué sirven las mascarillas con válvula de exhalación?

Las mascarillas KN95, FFP2 y, FFP3 con válvula de exhalación son mascarillas con la misma capacidad de filtrado que las anteriores, y además equipadas con una válvula de exhalación. La válvula proporciona comodidad cuando la máscara se usa durante mucho tiempo, porque facilita que escape de aire expirado, y evita que se forme humedad y condensación.

La válvula de exhalación permite salir partículas que pueden contener carga bacteriana y viral. Por lo tanto: solo protegen al usuario del contagio, pero no a quienes le rodean en el caso de que él estuviera contagiado. Se recomiendan las mascarillas equipadas con una válvula de exhalación para los trabajadores de la salud en constante movimiento, como médicos de urgencias y personal de ambulancias.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *