Pulverizador Matabi para productos fitosanitarios y desinfección

La gama de pulverizadores Evolution de Matabi resulta idónea para aplicar productos fitosanitarios en los cultivos y jardines y en trabajos de desinfección.

La desventaja de los pulverizadores manuales radica en la dificultad de aplicar una nebulización homogénea por falta de presión. Esos altibajos de presión deben controlarse por parte del operador mientras trabaja. En consecuencia, algunas plantas reciben mayor cantidad de tratamiento que otras. Los modelos eléctricos mantienen la presión constante gracias a su sistema de control, permiten aplicaciones de mayor rendimiento, menor desperdicio de producto, y un tratamiento uniforme en todo el cultivo.

Uso del pulverizador Matabi para desinfección

Por sus características, el pulverizador Matabi también se usa por parte de servicios sanitarios, ejército y protección civil en la lucha contra el virus COVID-19.

El Ministerio de Sanidad recomienda el uso de mochilas pulverizadoras para desinfectar calles y espacios públicos susceptibles de albergar el coronavirus. La solución desinfectante más común, consistente en lejía (hipoclorito de sodio) rebajada con agua, necesita una maquinaria de dispersión capaz de resistir la acción corrosiva del líquido.

El pulverizador Evolution de Matabi se fabrica con juntas de estanqueidad de Viton, un material resistente a químicos agresivos y altas temperaturas. La variedad de boquillas del pulverizador facilita la nebulización adecuada del producto, y el funcionamiento eléctrico permite un uso continuado y eficiente con menor fatiga del operador.

Características del pulverizador eléctrico de presión retenida

Una ventaja de los productos de Matabi consiste en que muchos de sus accesorios son compatibles. Los accesorios, como la lanza de pulverización y las boquillas son desmontables y se pueden lavar de forma individual, lo que facilita el mantenimiento del pulverizador.

Otra característica notoria es la duración de la batería. La pequeña batería del pulverizador Matabi de 12 litros queda protegida en un compartimiento cerrado y resulta sencilla de extraer y reemplazar. La batería ofrece una autonomía aproximada de 25 depósitos con una sola carga, que permite pulverizar una gran extensión sin apenas esfuerzo.

El botón de funcionamiento tiene dos posiciones: la posición 1 sirve para pulverizar para herbicidas o fertilizantes y la posición 2 sirve para pulverizar insecticidas, repelentes o fungicidas. El set de boquillas que se suministra con el aparato facilita diferentes modos de pulverización:

  • Boquilla cónica regulable. Destaca por su adaptabilidad a las distintas necesidades de pulverización: con el cono abierto, para pulverizar pequeñas extensiones, y con el cono más cerrado, para tratamientos puntuales o aplicaciones en línea, como entre baldosas o senderos.
  • Boquillas cónicas hueca. Produce una pulverización de gotas finas para una completa cobertura de la vegetación. La boquilla amarilla se emplea cuando la planta presenta un follaje denso, y la boquilla naranja sirve cuando la planta tiene un follaje poco frondoso y quieres ahorrar producto
  • Boquilla de abanico de baja deriva. Las boquillas anteriores producen gotas finas y susceptibles de desviarse por las corrientes de aire durante la pulverización. Este fenómeno se conoce, como deriva y resulta perjudicial cuando se aplican tratamientos, como herbicidas, porque desvía parte del producto de las malas hierbas y puede caer sobre plantas que interesa proteger. La boquilla abanico de baja deriva es capaz de minimizar estos riesgos, porque genera una pulverización con gotas de tamaño grueso, menos susceptibles de desviarse de la zona de aplicación.
  • Boquilla de espejo. Ahorra tiempo de trabajo en grandes extensiones. Mientras que la boquilla de abanico produce un patrón de distribución plano de 80 cm (a la altura de pulverización recomendada), la boquilla de espejo presenta un ancho de trabajo de unos 160 cm y abarca el doble de superficie en la misma cantidad de tiempo.

Recuerda escoger unas condiciones ambientales favorables para realizar el tratamiento o desinfección: días sin viento, ni altas temperaturas, para reducir el máximo posible la deriva del producto.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *